Juan Perán

Abogado en errores y negligencias médicas

Blog y casos reales

¿QUE ES UNA NEGLIGENCIA MEDICA?

Publicado el 10 Ee octubre Ee 2017 a las 20:40


Una negligencia médica es una acción u omisión realizada por un médico en el desempeño de su profesión, realizada con falta de cuidado o con manifiesto descuido. Tiene lugar cuando el médico u otro profesional sanitario -enfermeros, auxiliares de enfermería, etc.- actúan sin cumplir con las normas y protocolos que rigen su profesión. Sucintamente, el profesional hizo algo indebido o bien, no ha hecho algo que venía obligado a hacer –con consciencia o sin ella- lo que, si causa daño al paciente, le obligará a hacerse responsable frente al mismo.



Impericia médica, es un acto que evidencia falta de capacitación técnica por parte del profesional. No cuenta con los conocimientos, experiencia o habilidades necesarias para realizar un concreto acto médico y, al llevarlo a cabo, se ejecuta de manera deficiente. Se daña al paciente porque por desconocimiento, no se le presta la asistencia y/o servicio diagnóstico o terapéutico necesario y apropiado. Ej.: no se identifica bien una sintomatología, lo que produce un diagnóstico tardío o erróneo de una patología que -al evolucionar- causa daños irreversibles o incluso la muerte del paciente.



Imprudencia médica es algo más grave. Se trata de actos médicos impropios del profesional: un actuar improcedente que pone en peligro al paciente y que puede ser leve, grave o muy grave, dependiendo de en qué haya consistido la acción y el resultado dañoso derivado de la misma. Las imprudencias temerarias pueden ser consideradas delito, aunque no es lo habitual. Y no lo es porque los médicos tienen como misión curar y no dañar a los enfermos. Ejemplo de imprudencias: Leve: excesiva confianza del médico ante los síntomas; Grave: no tomar medidas por considerar que no se van a producir consecuencias; Muy grave: amputar un miembro sano en lugar del que sufre gangrena.



Error médico es también un concepto genérico que define un actuar incorrecto, que puede tener o no consecuencias dañosas para el paciente. Existen errores de los que no se deriva un daño directo. Ej.: el médico comunica a un paciente que sufre una enfermedad, que no padece; o le prescribe un medicamento que no está indicado para su enfermedad o que incluso, está contraindicado, pero el paciente no sufre lesión o daño.



Negligencia médica,  en definitiva, es un término genérico que engloba a una totalidad de acciones médicas no apropiadas atendiendo a normas y protocolos médicos de actuación. La salud del paciente se pone en riesgo por una mala actuación del profesional sanitario o del propio sistema de salud que viene obligado a prestarle ese servicio.



Descendiendo al terreno práctico, las negligencias médicas más frecuentes son:


1. No facilitar los medios técnicos y/o humanos para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. El supuesto más habitual es el de una persona que necesita ser atendida en un Servicio de Urgencias y se le deja esperando durante horas en la sala de espera o en el pasillo en una camilla. También cuando se solicita una ambulancia y no acude a tiempo o tratándose de una situación grave –síntomas de infarto- se le envía una unidad de traslado, en lugar de una UVI móvil.


2. El error de diagnóstico o la tardanza en realizarlo. Si los profesionales sanitarios se equivocan o se retrasan o tardan mucho en diagnosticar una patología, ese error o el transcurso del tiempo puede tener consecuencias –en ocasiones nefastas- para el curso de la enfermedad. Al no recibir el paciente el tratamiento adecuado o en el tiempo oportuno, puede sufrir graves lesiones, secuelas o incluso, perder la vida. No siempre es así, pues en ocasiones por el tipo de lesión o enfermedad ni el error ni el dejar transcurrir tiempo en su diagnóstico influyen. Depende del asunto.


3. Omisión de información al paciente. El paciente siempre tiene derecho a conocer y aceptar todo el riesgo que corre o asume en un tratamiento médico o intervención quirúrgica. Necesita conocer a lo que se enfrenta para poder decidir si asume el riesgo. No informar adecuadamente sobre el procedimiento, los riesgos, las alternativas o las posibles consecuencias de un tratamiento o intervención (secuelas, pérdida de funciones, riesgo de muerte, no obtención del resultado pretendido, etc.) puede ser origen de responsabilidad médica, siempre que se produzca un daño.


4. Mala prescripción de medicamentos. Los profesionales de la sanidad se equivocan y por error, prescriben medicamentos no adecuados para la enfermedad que sufre el paciente. Pueden ser inclusive fármacos o medicamentos contraindicados y que -por la situación clínico médica del paciente- le provoquen un agravamiento con consecuencias, incluso, fatales.


5. Errores/fallos en intervenciones quirúrgicas. En las intervenciones quirúrgicas se pueden producen errores, bien por circunstancias ajenas al médico –un instrumento o máquina del quirófano deja de funcionar- o bien, por un puro error humano –se secciona un vaso sanguíneo- que causan daños irreversibles o fatales al paciente sobre la mesa de operaciones.


6. Infecciones nosocomiales. En el ámbito de la salud, una infección nosocomial o intrahospitalaria es la contraída por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud, no sólo hospitales. Se adquieren durante la estancia y no son la causa del ingreso. También se denominan: contagio hospitalario; infección intrahospitalaria; infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria; efectos adversos ligados a la hospitalización; infección por gérmenes resistentes o infección oportunista. Las más frecuentes son las urinarias, las respiratorias y las de la piel.


7. Olvido de apósitos o instrumental médico en el cuerpo del paciente. Se trata de aquellos supuestos en los que en el curso de una intervención quirúrgica, el personal médico, por descuido o falta de atención deja dentro del cuerpo del paciente elementos utilizados para llevar a cabo la operación (gasas, bisturís, pinzas, grapas, etc.). Lógicamente, transcurrido un tiempo, el organismo del paciente reacciona a la presencia en su interior de dichos cuerpos extraños y se produden infecciones graves y un deterioro del estado de salud del paciente que puede acarrearle gravísimas consecuencias.

Categorías: Ninguna

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

1 Comment

Responder Albertrak
18:40 Eel 10 Ee julio Ee 2018 
The prostate is an essential section of a male's reproductive system. It secretes fluids that assisted in the transportation and activation of sperm. The prostate related is located just while watching rectum, below the bladder and all around the urethra. When there is prostate problem, it will always be really really irritating and inconvenient for the patient as his urinary strategy is directly affected.

The common prostate health problems are prostate infection, enlarged prostate and cancer of the prostate.



Prostate infection, also referred to as prostatitis, is among the most common prostate-related condition in men younger than 55 years. Infections of the prostate gland are classified into four types - acute bacterial prostatitis, chronic bacterial prostatitis, chronic abacterial prostatitis and prosttodynia.

Acute bacterial prostatitis will be the least common of all varieties of prostate infection. It is due to bacteria located in the large intestines or urinary tract. Patients may feel fever, chills, body aches, back pains and urination problems. This condition is treated through the use of antibiotics or non-steroid anti-inflammatory drugs (NSAIDs) to alleviate the swelling.

Chronic bacterial prostatitis is a condition of a particular defect in the gland and the persistence presence of bacteria inside the urinary tract. It can be due to trauma for the urinary tract or by infections from other parts of the body. A patient may feel testicular pain, back pains and urination problems. Although it is uncommon, it can be treated by removal with the prostate defect accompanied by the use antibiotics and NSAIDs to take care of the redness.

Non-bacterial prostatitis is the reason approximately 90% of most prostatitis cases; however, researchers have not even to ascertain the causes of these conditions. Some researchers think that chronic non-bacterial prostatitis occur due to unknown infectious agents while other believe that intensive exercise and lifting could cause these infections.

Maintaining a Healthy Prostate

To prevent prostate diseases, a proper weight loss program is important. These are some in the actions to maintain your prostate healthy.

1. Drink sufficient water. Proper hydration is critical for overall health and it'll also maintain the urinary track clean.

2. Some studies advise that a few ejaculations per week will assist you to prevent cancer of prostate.

3. Eat pork without excess. It has been shown that consuming more than four meals of beef every week will heighten the likelihood of prostate diseases and cancer.

4. Maintain an effective diet with cereals, vegetable and fruits to ensure sufficient intake of nutrients essential for prostate health.

The most crucial measure to take to make sure a healthy prostate is always to go for regular prostate health screening. If you are forty years old and above, you should choose prostate examination one or more times 12 months.